Volver a la vista general

La Directiva de Diligencia Debida de Sostenibilidad Corporativa de la UE (CSDDD)

La CSDDD exige que las empresas respeten los derechos humanos y la protección del medio ambiente a lo largo de sus cadenas de suministro. En este artículo del blog cubrimos todo lo que necesitas saber sobre la nueva directiva legal.

by Murray Grainger 7 min

    La debida diligencia empresarial en materia de derechos humanos forma parte de los Principios Rectores de las Naciones Unidas sobre empresas y los derechos humanos. El principio once establece que “las empresas deben respetar los derechos humanos y hacer frente a las consecuencias negativas sobre los derechos humanos en las que tengan alguna participación”, lo que implica “tomar las medidas adecuadas para prevenirlas, mitigarlas y, en su caso, remediarlas”. Desde que en 2011 se aprobaran los citados Principios Rectores, han tenido lugar avances muy significativos en la introducción de procesos internos en el seno de las empresas para garantizar el respeto de los derechos humanos.


    El Parlamento de la UE ha aprobado la ley de la cadena de suministro de la UE, también conocida como la Directiva de Diligencia Debida de Sostenibilidad Corporativa (CSDDD). En un enfoque de aplicación escalonada, la ley eventualmente obligará a las empresas de la UE con 1.000 empleados o más y una facturación de al menos 450 millones de euros a identificar riesgos en materia de derechos humanos y ciertos riesgos ambientales en sus cadenas de valor, tomar medidas preventivas y correctivas, e informar sobre dichas medidas. En algunas áreas, la CSDDD va más allá de la Ley de la Cadena de Suministro Alemana (LkSG), que está en vigor desde enero de 2023.

    En este artículo, descubre todo sobre la ley de la UE y lo que significa para tu empresa.

    ¿Qué es la CSDDD?

    La CSDDD, también llamada CS3D, obliga a las empresas a gestionar cuidadosamente los impactos sociales y ambientales a lo largo de toda su cadena de valor, incluidos proveedores directos e indirectos y sus propias operaciones.

    La obligación de implementar planes climáticos se ha modificado para que se tomen medidas relevantes, pero no hay obligación de lograr resultados específicos.

    El objetivo es asegurar el cumplimiento de las normas aplicables de derechos humanos y protección del medio ambiente para promover una economía global más justa y sostenible, así como una gobernanza corporativa responsable. Presentando el borrador, el Comisario de Justicia de la UE, Didier Reynders, comentó que “solo las empresas que no dañen el medio ambiente y respeten plenamente los derechos humanos deberían operar en la UE”.

    Estado actual y próximos pasos

    – El Parlamento de la UE aprobó la directiva el 24 de abril de 2024.

    – En mayo, se espera que la directiva reciba la aprobación política final de los ministros de la UE.

    – La CSDDD puede entonces publicarse inicialmente en el COREPER (15 de mayo) y posteriormente en una reunión del COMPET (23 de mayo). Al final de mayo, puede comenzar el proceso de transposición e implementación nacional.

    – Los estados miembros tendrán dos años para transponer la directiva en la ley nacional y presentar la legislación pertinente a la Comisión.

    – Las leyes nacionales entrarán en vigor de manera escalonada según el tamaño de la empresa. El alcance completo de la aplicación se hará cumplir cinco años después de la adopción.

    – Alemania deberá entonces enmendar su Ley de la Cadena de Suministro (LkSG), que está en vigor desde enero de 2023.

    ¿Qué empresas están incluidas?

    – Empresas europeas con responsabilidad limitada, más de 1.000 empleados y más de 450 millones de euros de facturación mundial.

    – Aunque las pequeñas y medianas empresas (PYMEs) no están directamente afectadas por la ley, pueden verse afectadas indirectamente, por ejemplo, como proveedores de empresas más grandes incluidas.

    – Dependiendo del tamaño de la empresa y la facturación, se aplican diferentes plazos para la aplicación de la directiva, a saber:

    – un período de gracia de tres años para empresas con más de 5.000 empleados y una facturación de 1.500 millones de euros;

    – un período de gracia de cuatro años para empresas con más de 3.000 empleados y una facturación de 900 millones de euros; y

    – un período de gracia de cinco años para empresas con más de 1.000 empleados y una facturación de 450 millones de euros.

    ¿Qué deben hacer las empresas bajo la ley?

    Las empresas afectadas deben cumplir con sus obligaciones de diligencia debida corporativa a lo largo de la cadena de suministro en relación con los derechos humanos y el medio ambiente. Para ello, deben seguir los siguientes pasos:

    – Identificar impactos negativos reales o potenciales en los derechos humanos y el medio ambiente. Luego, tomar medidas apropiadas para prevenir, mitigar y remediar estos impactos. (Para industrias de alto riesgo, esto solo debe aplicarse a violaciones graves de derechos humanos y medioambientales dentro de la industria respectiva).

    – La diligencia debida debe integrarse en las políticas y sistemas de gestión de la empresa.

    – Las empresas deben establecer un procedimiento de quejas y asegurar que todos a lo largo de la cadena de suministro puedan acceder a él.

    – Se debe proporcionar información transparente y pública sobre el cumplimiento de las obligaciones de diligencia debida de la empresa, incluyendo un informe anual.

    – Las empresas están obligadas a controlar y monitorear la efectividad de estas medidas.

    – Las empresas con una facturación anual de más de 150 millones de euros deben especificar cómo planean contribuir a los objetivos de reducción de emisiones del Acuerdo de París a través de un plan de transformación.

    – Los consejos de supervisión y administración también deben prestar atención al cumplimiento y las obligaciones de diligencia debida y obtener información adecuada de la gestión.

    – Mientras que la ley alemana se relaciona principalmente con las operaciones propias de la empresa y los proveedores directos (proveedores indirectos basados en un conocimiento sustancial), la ley europea va más allá para cubrir tanto las actividades upstream como downstream. Esto significa que también se ven afectados los proveedores indirectos.

    ¿Qué violaciones están cubiertas por la ley?

    Las empresas europeas tienen la responsabilidad de asegurar que ellas mismas, los usuarios de sus productos y sus proveedores no violen los derechos humanos, la biodiversidad y el medio ambiente, por ejemplo, respetando:

    – El respeto de los derechos fundamentales de los trabajadores, tal como se establecen en las normas laborales fundamentales de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), como la libertad de asociación, la prohibición del trabajo infantil y forzado, la igualdad de remuneración, la no discriminación en el empleo y la ocupación, etc.

    – El respeto de los derechos humanos, como la libertad y la seguridad de la persona, la integridad física, la capacidad jurídica y la igualdad ante la ley, la privacidad, la libertad espacial, la alimentación y los servicios básicos, así como la recreación y el ocio.

    – La protección de la biodiversidad y los ecosistemas.

    – La protección de los cuerpos de agua y la calidad del aire.

    – La lucha contra el cambio climático.

    – Las violaciones ambientales, como las emisiones de gases de efecto invernadero, la contaminación o la destrucción de la biodiversidad y los ecosistemas.

    ¿Cómo difiere la CSDDD de la LkSG?

    – La economía más grande de Europa aprobó su Ley de Deber de Diligencia de la Cadena de Suministro o Lieferkettensorgfaltspflichtengesetz el 11 de junio de 2021, pero la ley de la UE va mucho más allá:

    – La directiva de la UE aplica las obligaciones de diligencia debida tanto a la cadena de suministro upstream como downstream. La cadena de valor upstream incluye todas las actividades de la cadena de suministro de la empresa relacionadas con la fabricación de un producto (por ejemplo, extracción de materias primas) y la prestación de servicios. La cadena downstream incluye todas las actividades de la cadena de suministro en relación con el transporte, almacenamiento o eliminación. Los clientes y consumidores no están incluidos.

    – La CSDDD por lo tanto requiere revisar toda la cadena de valor, mientras que la Ley de Cadena de Suministro alemana solo requiere revisar proactivamente a los proveedores directos y reaccionar a informes fundamentados para los indirectos.

    – La nueva regulación de la UE incluirá responsabilidad civil para las empresas. Se ha establecido un límite de tiempo de al menos cinco años para la presentación de reclamaciones. Los sindicatos y las organizaciones no gubernamentales pueden, bajo ciertas condiciones, presentar reclamaciones más allá de este plazo, independientemente del código de procedimiento civil nacional.

    ¿Cómo pueden las empresas prepararse mejor para la CSDDD?

    Las empresas deben asegurar el cumplimiento de los requisitos legales no solo para ellas mismas y sus subsidiarias, sino también para sus proveedores a lo largo de toda la cadena de valor, es decir, todas las actividades relacionadas con la producción de bienes o la prestación de servicios, incluidas todas las relaciones comerciales upstream y downstream.

    Las empresas afectadas deben, por lo tanto, verificar exactamente de dónde provienen los bienes suministrados, cómo se produjeron y qué consecuencias tuvo esto para el medio ambiente y el clima. En el caso de importaciones de países del tercer mundo, verificar toda la cadena de suministro puede representar un desafío mayor.

    Para prepararse de manera segura y legalmente para todos los requisitos de la nueva regulación, las empresas deben realizar una evaluación de riesgos continua y exhaustiva. Con la ayuda de una auditoría de socios comerciales flexible como parte integral del Sistema de Gestión de Cumplimiento (CMS), las empresas pueden cumplir y documentar simultáneamente sus obligaciones de diligencia debida.

    Otro componente probado del CMS es un sistema de denuncias digital que cumple con los requisitos de la nueva regulación para implementar un sistema de quejas. Con ambas herramientas, los departamentos responsables están adecuadamente y legalmente preparados para los requisitos de la Ley de la Cadena de Suministro de la UE.

    ¿Qué significa la ley para las PYMEs?

    Las pequeñas y medianas empresas se ven afectadas indirectamente por la CSDDD, ya que a mediano plazo, las grandes empresas también obligarán a sus proveedores a cumplir con las obligaciones de diligencia debida.

    Sin embargo, esto puede representar una oportunidad para las PYMEs, ya que las organizaciones que se posicionen y preparen claramente desde el principio se beneficiarán de ventajas competitivas sobre sus rivales. No obstante, esto requiere no solo recursos, sino también un amplio conocimiento. Por lo tanto, tiene sentido, especialmente para las PYMEs, confiar en soluciones holísticas que digitalicen estos procesos y les ayuden a cumplir con todos los requisitos.

    Para aliviar la carga sobre las PYMEs, la ley incluye varias medidas de apoyo. Por ejemplo, si es necesario, los costos de cumplir con los requisitos pueden ser subsidiados con ayudas estatales.

    El camino hacia la Directiva de Diligencia Debida de Sostenibilidad Corporativa de la UE

    Las señales fueron favorables desde el principio. En diciembre de 2020, los 27 estados miembros de la UE se pronunciaron a favor de una ley europea de la cadena de suministro. En marzo de 2021, los eurodiputados adoptaron una propuesta legislativa sobre responsabilidad corporativa y diligencia debida. La Comisión Europea luego preparó un borrador y lo presentó en febrero de 2022.

    El 2 de junio de 2023, el Parlamento Europeo votó mayoritariamente a favor de la Ley de la Cadena de Suministro de la UE.

    El 14 de diciembre de 2023, la Presidencia del Consejo de la UE y el Parlamento Europeo alcanzaron un acuerdo provisional sobre la directiva. Este acuerdo solo necesitaba ser confirmado por el Parlamento y el Consejo, lo cual se consideraba una formalidad.

    Pero las cosas resultaron de manera diferente: la propuesta legislativa no logró obtener la mayoría en la reunión del Consejo de la UE a finales de febrero de 2024.

    A mediados de marzo de 2024, un nuevo intento finalmente tuvo éxito con la mayoría de los países de la UE votando a favor de la propuesta legislativa conjunta en el Consejo Europeo.

    El 24 de abril de 2024, el Parlamento Europeo aprobó la ley.

    Se espera que la adopción formal de la legislación por los embajadores de la UE y la aprobación política por los ministros de la UE se produzca en mayo de 2024.

    A finales de mayo, la CS3D estaría entonces lista para su publicación en el Diario Oficial de la UE, allanando el camino para el proceso de transposición e implementación nacional. Los estados miembros de la UE tendrían luego dos años para transponer la directiva en la ley nacional.

    Alemania introdujo una ley de la cadena de suministro en 2021. El gobierno alemán tendría que adaptarla posteriormente a los requisitos de la directiva. La Ley Alemana de Deber de Cuidado de la Cadena de Suministro está en vigor desde el 1 de enero de 2023.

    ¿Va la CSDDD demasiado lejos o no lo suficiente?

    Suministro de la UE es que los requisitos de la directiva no van lo suficientemente lejos y aún contienen lagunas. Algunos sienten, por ejemplo, que muchas empresas quedan muy por debajo del valor umbral y, por lo tanto, no se verán afectadas por la regulación de la UE.

    Otros temen una carga creciente sobre las empresas afectadas, que ya han sufrido las consecuencias de la pandemia de coronavirus en los últimos años, así como una enorme carga de control y burocracia resultante de las obligaciones de documentación e informes de la directiva. Los círculos empresariales e industriales también han expresado preocupaciones sobre desventajas competitivas internacionales causadas por la creciente regulación.

    Sin embargo, una ventaja importante dentro de la UE es que la CSDDD garantizará la uniformidad. Sin la ley de la UE, existía el riesgo de que cada país promulgara legislación similar pero diferente a este respecto, como la LkSG en Alemania.

    ¿Por qué necesitamos una Ley Europea de debida diligencia sobre la cadena de suministro?

    Con millones de personas trabajando en condiciones inhumanas en todo el mundo, donde el trabajo forzado y el infantil están a la orden del día, esta legislación es vital para proteger los derechos humanos y el medio ambiente. Los salarios por debajo del nivel de subsistencia no son infrecuentes, mientras que muchas personas siguen trabajando bajo normas de seguridad que ponen en peligro su vida, sufriendo consecuencias para su salud. El medio ambiente también sufre, y esto tendrá un impacto devastador en el futuro y en los medios de vida de millones de personas. La explotación y la degradación medioambiental siguen siendo un elemento de las cadenas de suministro de las empresas europeas.

    La tendencia a las condiciones de trabajo inhumanas va en aumento, según el Centro Europeo de Derechos Humanos, especialmente en China, donde el problema se está extendiendo cada vez más, según Amnistía Internacional.

    “25 millones de personas son víctimas del trabajo forzado” (Global Estimates of Modern Slavery)

    “79 millones de niñas y niños están afectados por la explotación laboral infantil” (BMZ)

    “La cuota salarial de una costurera de una camiseta de marca es del 0,6%”. (FairWear)

    Cómo crear un programa eficaz contra el soborno y la corrupción

    Las claves principales para establecer un programa ABC

    Descargar ahora
    Mimmo Santonicola
    Mimmo Santonicola

    Country/Sales Lead Europe South | EQS Group

    Mimmo Santonicola es Country/Sales Lead de EQS Group para Europa del Sur y apoya a las empresas con sus programas de Ética y Compliance. En su función, asesora a los clientes sobre las mejores prácticas y procesos para proteger y mejorar el entorno laboral.

    Contacto